jueves, 1 de marzo de 2018

Cumbia con aroma a castañuelas

Si la cumbia tiene una característica reseñable, es la de absorber como una esponja los sonidos de los instrumentos más variados: el bajo y la guitarra eléctrica, el piano, el sintetizador... y hasta las castañuelas. Esto viene a expresar que, aun cuando en sus orígenes más remotos la cumbia tiene influencias españolas, no ha tenido problema en la adopción de los instrumentos y formas de sonido más típicamente españolas de las últimas décadas.



De esta situación derivan dos tendencias: una que se limita a convertir clásicos españoles (especialmente del pasodoble, la copla y la rumba) en versiones cumbiamberas, o tratando de los tópicos españoles, y otra que son cumbias íntegras, si bien con ciertos toques musicales y temáticos propiamente de España.

Entre los primeros casos, tenemos diversos temas titulados Cumbia española, interpretados por el Grupo Mezquite, Linda Vera, El caballero de la noche y Super Grupo Colombia.






Un caso similar es el del Grupo Cañaveral y su Cumbia gitana.
 
 
 
En el otro grupo hay, entre otros, dos temas de unos viejos conocidos, con una altísima calidad. Los jarochos Super Lamas interpretan su Déjame, con mucho aire rumbero. La canción, además, la podría firmar el mismísimo León Festinger, padre de la disonancia cognitiva o La zorra y las uvas: decir justo lo contrario de lo que se está sintiendo:


Déjame en la soledad 
no tengo ningun temor, 
estoy acostumbrado a estar completamente 
solo sin ningun amor.

Yo no sé lo que es amor, 
nunca me importo saber, 
nunca he estado enamorado,
si una vez yo quise no recuerdo a quién. 

Déjame cuando quieras, déjame, 
déjame, no me importa si te vas, 
déjame cuando quieras déjame, déjame, 
cuando quieras, hazlo ya. 

Yo no sé lo que es dolor, 
ni tristeza, ni sufrir, 
sé lo que es estar completamente libre 
y siempre he sido muy feliz. 

Todo es mío bajo el sol, 
que me importa si te vas, 
yo no me acostumbro a nada 
ni a nadie en el mundo 
yo no sé extrañar. 

Siempre he estado solo, 
me encanta la soledad, 
canto, río y lloro de felicidad 
pero nada más. 



Mientras, Los Ángeles Azules (con Charly) recuerdan al gran pintor cordobés Julio Romero de Torres con su Quiero ser, aquí en una actuación en directo (aunque en playback).


Quiero ser tus ojos tu luz y tu sombra. 
Quiero ser el rojo bile de tus labios .
Quiero ser el agua que te baña, 
Eel viento que te roza. 
Quiero ser ese perfume divino que tu cuerpo da al amor 

No habría en el mundo un pintor 
Que dibujara a una mujer tan hermosa como tú
 
Qué ojos, qué cejas, qué pelo, 
qué labios, qué manos 
Ni los mismos ángeles del cielo 
que dibujan a diario tantas estrellas 
podrían dibujar una mujer tan hermosa como tú

Y por último, la ya comentada y excelente Sé que te amo.
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario